¿Me quedo con mi simple página web o voy por una Tienda Online?


El mundo de Internet revolucionó muchos aspectos de nuestra vida cotidiana, incluyendo la manera en la cual las personas cierran transacciones de productos y servicios. Tienes dudas sobre si quedarte con una simple web o animarte al e-commerce? Ven con nosotros y te explicamos por qué deberías decidirte YA

En este contexto, si bien en un principio lo más habitual era lanzar una página web con un carrito de compras incorporado, lo cierto es que con la evolución de las redes sociales y la manera en la cual los usuarios navegan, los expertos indican que hoy conviene montar una tienda virtual ya que, por sus características, permite vender más comparado con un sitio institucional.

¿Cuál es la diferencia entre un sitio web y una tienda virtual?

En pocas palabras, mientras que el primero cuenta con un tipo de comunicación más unidireccional, que incluye la historia de la compañía, sus valores y las secciones de oferta de producto, la segunda privilegia la interacción con los clientes. Por este motivo, optimiza la comunicación con los clientes actuales y potenciales, al tiempo que ofrece un catálogo online completo muy amigable y un servicio de atención al cliente superior al primero.

En definitiva, los especialistas señalan que aquellos que tienen por objetivo optimizar la venta de productos deben optar por abrir una tienda online en lugar de una página web convencional. Un caso concreto en este sentido es la tienda de ropa infantil Pitocatalán, que privilegia la exposición de cada una de las prendas que comercializa, clasificada en las categorías bebés, nenes y nenas, y manifiesta claramente sus vías de contacto como teléfono, e-mail, Facebook y Twitter para que los interesados puedan acceder a la información que requieren al instante.

Otro motivo para lanzar una tienda virtual en lugar de una página web clásica tiene que ver con la denominada “experiencia del usuario”.

Al respecto, el primero está diseñado para invitar a que el cliente realice la transacción mediante plantillas especiales y a través de simples pasos rápidos de ejecutar. Por el contrario, en el segundo tipo de web se requiere realizar una mayor cantidad de clics hasta concluir el proceso de compra. Esto se debe a que esta página desde su concepción incluye información secundaria para quienes sólo buscan efectuar una compra.

Por último, hay que recordar que un sitio optimizado para la venta por Internet también es una página web institucional, ya que en él también pueden comunicarse la historia y staff de la empresa, e incluso notas de interés para los visitantes.

Sin dudas, el comercio electrónico es cada vez más importante ya que también impacta en las ventas offline. De hecho, está comprobado que la mayoría de los usuarios investiga en la web sobre aquellos productos que le interesa adquirir antes de efectuar la compra. Por todos estos motivos, ya no hay dudas: para vender más hay que tener una tienda virtual.